Follow by Email

23 abr. 2012

¿Por qué ha desaparecido la mercromina?

Todos los que tenemos más de 20 años recordamos sin problemas lo que era la mercromina y que un día y sin saber cómo ni por qué la mercromina ya no estaba allí y que en su lugar había un llamativo bote amarillo llamado Betadine. 

La mercromina llegó a España en los años 30 desde los laboratorios de EEUU de la mano del químico José Antonio Serrallach, que fue quien la bautizó a partir del principio activo, que es la merbromina. La mercromina es un antiséptico de la familia de los mercuriales, que contiene merbromina al 2% (molécula que presenta mercurio), junto con una mezcla de povidona, lauriléter polioxietilénico y agua purificada. Su capacidad desinfectante se debe a la acción del metal pesado, que inhibe enzimas de los microorganismos, de modo que impide que su multiplicación (es un bacteriostático, no un bactericida, puesto que no mata los microbios) y sus principales víctimas son bacterias, tanto Gram positivas como Gram negativas, algunos hongos, virus, pero no afecta a las esporas ni al bacilo de la tuberculosis. 

¿Por qué desapareció? ¿Tiene que ver con el hecho de qué contenga mercurio?

Pues en realidad, más que desaparecer, ha sido desplazada de su trono en el botiquín; porque en España todavía sigue comercializándose (aunque sus ventas hayan bajado en picado). El culpable de su caída es la aparición del Betadine (Povidona yodada al 10%), que no lo tuvo demasiado difícil para desbancarlo. La povidona es mucho más efectiva, ya que en la escala antiséptica la mercromina tiene una potencia baja y su rival es de potencia intermedia, el espectro de microorganismos que ataca es mayor y, lo que es más importante, no provoca tantas reacciones de hipersensibilidad cutánea como lo hacía la mercromina.

Si bien es cierto que en las últimas décadas hemos ido deshaciéndonos gustosamente de todo aquello que suene a mercurio, no hay ningún estudio que apunte a la mercromina como un compuesto perjudicial para la salud. El único motivo real por el que países como EEUU lo han desterrado del listado de fármacos seguros y efectivos es que la mercromina es un fármaco bastante antiguo y ha dejado de ser rentable, así que no hay ninguna farmacéutica dispuesta a gastarse dinero en estudios modernos que corroboren su eficacia y seguridad.

Frikidato


A raíz del uso de la mercromina para desinfectar el cordón umbilical de los recién nacidos se descubrió una de las reacciones de hipersensibilidad más curiosas que recuerdo: El "Baboon Syndrome" (el síndrome del babuíno) en el que la hipersensibilidad se destaca por un enrojecimiento del culito del bebé y de ahí el nombre... Sí, los médicos también tenemos una faceta humorística importante...








8 comentarios:

  1. Yo sigo usándola y me parece mucho más desinfectante y cicatrizante que el betadyne, y eso que el bote que tengo debe de tener más de veinte años!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tú sabes que las cosas caducan. cuando te empiezan a salir tentáculos nos lo dices.

      Eliminar
    2. Quizá 20 años sean suficientes para modernizar el botiquín de casa, yo por si acaso no tiraría el Kit de lobotomías quizá te haga falta en el futuro.

      Eliminar
    3. yo tambien sigo usandola y con la mercromina las heridas cicatrizan mucho antes que con el betadine

      Eliminar
  2. Aun te echas mercromina de hace 20 años? La imbecilidad humana no tiene limites.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo también pienso que la mercromina es más efectiva. Por cierto, se pueden combinar mercromina y betadine en la misma herida?

    ResponderEliminar
  4. pffffffff con más de veinte años, debe desinfectar muchisimo jajajajajaj, tira esa mierda caducada que te va a dar gangrena.

    ResponderEliminar